El trabajo con los jóvenes ha sido una de nuestras metas en el ministerio, entendemos que la juventud ha constituido una fuerza fundamental para el avance del evangelio en todas las generaciones. El apóstol Pablo le dijo a Timoteo: “Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza” (1Timoteo 4:12)